Miércoles 5 Agosto 2020

SAUTEX.com. Salud. Consejos para ella. . 

contractura

Una contractura muscular puede ser muy dolorosa, sin embargo, con los cuidados adecuados, es posible eliminarla y aliviar los síntomas rápidamente.

Una contractura es una contracción involuntaria de uno o más músculos en cualquier parte del cuerpo, generalmente se encuentra en las siguientes regiones:

  • Cuello
  • Hombros
  • La región lumbar, a nivel de los riñones
  • Región dorsal, al nivel de los omóplatos

Llega a causar la inmovilidad de la región afectada, molestias y dolor a quien la sufre.

Sin embargo, eliminar una contractura es un trabajo fácil siempre que se conozcan los métodos para hacer esto.

Si estabas buscando una forma de salir de una contractura rápidamente y efectivamente, en este artículo encontrarás más de una respuesta.

¿Qué es exactamente una contractura?

Una contractura es una contracción también conocida como nudo de un músculo.

Esta contracción limita la circulación de la sangre, hace que no llegue a las células musculares por acumulación de toxinas en el área.

Cuando estas toxinas se acumulan en el interior del músculo, las terminaciones nerviosas envían señales al cerebro y causan molestias y dolores.

La única manera de aliviar este dolor es anular la contractura para que la sangre pueda fluir de nuevo con total normalidad.

¿Cuáles son las causas de la contractura?

Las contracturas pueden aparecer por diversas causas, tales como:

Forzar o presionar el músculo más de lo que se puede soportar.

Hacer un gran esfuerzo cuando el músculo está débil.

El sedentarismo.

Mantener posturas repetitivas o forzadas por un largo tiempo.

Estiramientos bruscos.

El frío.

Mantener una alimentación deficiente.

No tomar agua suficiente.

El estrés o la ansiedad.

¿Cómo revertir una contractura?

A pesar de no haber medicamentos específicos para aclarar una contractura muscular, tratándola con métodos sencillos puede ser minimizada e incluso eliminada muy fácilmente.

1. No forzar el músculo

La primera cosa que debe hacer al sufrir una contractura es evitar forzar el músculo o la región afectada, hacer el mayor reposo posible, de esta manera, no causarás más daño del que ya existe.

2. Baños de agua caliente

Las duchas de agua caliente son muy beneficiosas a la hora de curar una contractura muscular, ya que ayudan a:

  • Reducir el dolor
  • Relajar el músculo
  • Activar la circulación de la sangre

Para aliviar rápidamente la contractura se recomienda mantener la zona afectada bajo el agua caliente durante 5 a 10 minutos, dos veces al día.

3. Romero y arcilla

El romero no sólo contiene propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas, sino que también ayuda a aumentar la circulación de la sangre; la arcilla, a su vez, es excelente cuando se tratan aliviar dolores musculares.

Ambos ingredientes actúan perfectamente cuando se trata de aliviar y eliminar contracturas.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de romero (50 g)
  • 200 gramos de arcilla blanca
  • Un vaso de agua (200 ml)

Preparación

En una olla, agregar el agua y el romero.

Poner en el fuego y dejar hervir durante 10 minutos.

Dejar reposar durante 20 minutos.

Descargar el líquido junto con el romero a un recipiente de plástico.

Agregar la arcilla y mezclar perfectamente hasta que quede homogénea.

Dejar reposar por al menos 2 horas.

Modo de uso

Aplica la mezcla directamente sobre la zona afectada.

Deja reposar por 20 minutos.

Enjuaga con agua caliente.

Repite 2 veces por día.

Para mejores resultados, se recomienda aplicar un aceite natural inmediatamente después de retirar la mezcla.

4. Los estiramientos

Los estiramientos son de vital importancia cuando se sufre una contractura, ya que esto permite al músculo volver a la normalidad.

Sin embargo, recuerda que no debes forzarlo mucho, o eventualmente la contractura se dispersará más, así que procura no presionar mucho.

5. Pomada de árnica

El árnica contiene propiedades anti-inflamatorias y analgésicas, por lo que es perfecta para aliviar el dolor y la inflamación que pueden estar presentes en los músculos, y aún más, en una contractura.

Aplicar un gel o pomada de árnica directamente sobre la zona afectada dando masajes suaves y circulares para relajar el músculo.

Se recomienda aplicar la pomada después del baño, entre 3 y 4 veces por día.

¿Cómo evitar una contractura?

Para evitar las contracturas te recomendamos que:

  • Evita forzar o presionar mucho el músculo, ya que tiene un límite.
  • No hagas ejercicio si el músculo está débil, o en reposo.
  • Haz ejercicio de forma continua.
  • Mantén una buena postura.
  • Estira el cuerpo cada vez que sientas la necesidad, evitando los estiramientos bruscos.
  • Redobla los cuidados si estás muy frío.
  • Mantén una dieta balanceada.
  • Toma agua suficiente.

Siguiendo estas recomendaciones, serás capaz de aliviar los síntomas y eliminar rápidamente la contractura.

Sin embargo, si no se aprecia ningún cambio, te sugerimos que busques a un fisioterapeuta cualificado para que trate la contractura de acuerdo con las necesidades.

Vídeo destacado

Lo más leído Deportes

Ofertas especiales de Sautex

Booking.com >

Descuentos en hoteles de invierno

Booking.com
Booking.com