Domingo 8 Diciembre 2019

SAUTEX.com. Salud. Consejos para ella. . 

reducir la grasa abdominal

Unos de los grandes anhelos de las mujeres, especialmente de las que están en el mundo del fitness, es alcanzar un abdomen perfecto, es decir, sin grasa.

Y es que, sin duda, la grasa abdominal es muy incómoda, sobre todo para las mujeres. Por ejemplo, no les permite utilizar blusas cortas, y además las hace sentir incómodas al momento de desvestirse, o incluso para usar traje de baño de dos piezas.

Lograr reducir, casi a cero, la grasa abdominal es una tarea bastante complicada, pero el esfuerzo vale la pena. Para lograrlo, básicamente, debes cumplir tres requisitos: ejercitarte al máximo, comer balanceadamente y cambiar tu estilo de vida.

Vegetales y proteínas magras

Primero, lo primero. Sin una buena dieta, jamás lograrás reducir centímetros del abdomen. De hecho, si tienes exceso de grasa en la parte media de tu cuerpo es porque, precisamente, has estado comiendo muy mal. Es hora de que cambies.

Comer balanceadamente significa, esencialmente, comer de todo. Eso sí, muchos más alimentos sanos, como vegetales, que grasas y carbohidratos.

Los vegetales, claros está, deben ser tu pan de cada día. En la noche, sobre todo, trata de comer una buena ensalada, totalmente libre de aceites o manteca. Recuerda, nada de carbohidratos antes de dormir.

Las frutas, por supuesto, son otro gran complemente. Son de gran utilidad para esas necesarias meriendas que permiten aplacas, aunque sea un poco, el apetito.

Por ejemplo, una manzana entre el desayuno y el almuerzo mantendrá tu organismo saludable, y evitará que llegues al mediodía con un hambre voraz, que te lleve a “pecar” con una hamburguesa o pizza. En la tarde, un cambur o dos sería una buena merienda.

La fibra, a través de cereales, es sumamente importante para comenzar el día. Te dará mucha energía y, además, no llenará de grasas y calorías tu organismo.

Si quieres un poco de carbohidratos, en la mañana te lo puedes permitir. Eso sí, si vas a injerir pan, que sea integral.

En cuanto a las proteínas, las carnes magras son tus grandes aliadas. Pollo y pavo, sin piel, y pescados son platos ideales para el almuerzo.

Mucho esfuerzo

Claro está, de nada sirve una buena diete si no te ejercitas. Puede que rebajes centímetros de abdomen (muy, pero muy, lento, eso sí), pero no lograras que la parte media de tu cuerpo  esté tonificada y fuerte, lista para mostrarla al mundo.

Para hacer ejercicio no necesitas más que disposición. Puedes ponerte en forma al aire libre o en las tradicionales salas de pesas.

Si no acudes a un gimnasio, es importante que sepas que la actividad cardiovascular es clave para perder grasa del abdomen. Por ello, trota –al menos- tres veces a la semana. La cantidad de tiempo depende de tu resistencia física y peso. Si consideras que estás en buena forma, una hora diaria está bien. En el caso de lo contrario, entre 10 minutos y 40.

Los ejercicios de abdominales, por supuesto, no pueden faltar. Debes ejercitar este grupo muscular tres o dos veces a la semana. Eso sí, en cada sesión esfuérzate el máximo.

Si vas al gimnasio semana tras semana, y ves que tu abdomen no pierde centímetros ni grasa, es importante que redirecciones tu rutina. Apunta, siempre, a la parte media de tu cuerpo, y también pon un poco más de empeño a la hora del cardio. Lo ideal es que busques un entrenador que te guie y saque lo mejor de ti.

No a los excesos

Si vas a cometer excesos, que sea a la hora de ejercitarte. Fuera del gimnasio, debes llevar una vida muy controlada.

El alcohol  y el tabaco, por ejemplo, son totalmente contraproducentes. Unas cuantas salidas “alocadas” disminuirán, exponencialmente, tu resistencia física. Rendirás mucho menos a la hora de ejercitarte, y por lo tanto tus abdominales no recibirán el impacto necesario para crecer y sustituir la grasa.

Además, debes decirle no al sedentarismo. Esto, aunado a los malos hábitos alimenticios, es una bomba de tiempo que, de explotar, se traducirá en el sobrepeso, que a su vez conlleva a la diabetes y problemas cardiovasculares.

Un atleta, por supuesto, debe dormir bien y descansar, pero esto no quiere decir que pasarás todo el día reposando en el sillón de tu sala. Largas siestas durante el día tampoco son recomendables.

Aunque no estés en tu hora de ejercitarte, siempre es bueno que pienses de manera saludable. Por ejemplo, si vas a algún lugar cercano, puedes hacerlo caminando. También, controla la bebida cuando estés en reuniones sociales o de trabajo.

Por último, si eres de esas personas que dejas todo a la mitad, es momento de que cambies. En el mundo del fitness debes perseverar para vencer y lograr tus objetivos.

No tendrán el abdomen de tu sueño de la noche a la mañana. Eso sí, si te esfuerzas, lo alcanzarás. ¡Ánimo!

Vídeo destacado

Lo más leído Cultura

Ofertas especiales de Sautex

Booking.com >

Descuentos en hoteles de invierno

Booking.com
Booking.com